La Numerología y su Vínculo Astrológico

By Horyu Kinen
Sin categoría

La Numerología y su Vínculo Astrológico 

Hoy la numerología ha ganado popularidad a nivel global y se ha difundido, sobretodo en internet, donde se pueden encontrar múltiples fuentes de información. Sin embargo, muy pocos saben de la conexión que tiene la numerología con la astrología y la razón por la cual los números tienen determinados significados. Muchos se sorprenden de su asertividad para describir a las personas pero quedan inquietos e intrigados a la hora de conocer la razón por la cual funciona. Es comprensible hacerse dicha pregunta si no tenemos una explicación de por qué un número tendría significados conceptuales y más aún ligados a la vida humana.

En el siguiente artículo nos vamos a adentrar en el simbolismo, el significado de los números, y su vínculo con la astrología védica para llenar un vacío en las bases de la numerología moderna. La información proviene principalmente de tres libros védicos en los capítulos que hacen alusión al orden planetario y los números (Brihat Parashara Hora Shastra, Yavana Jataka y Surya Siddhanta). 

Como una forma de combatir la tendencia reduccionista de nuestra era moderna he decidido presentar la información desde lo general a lo particular. Primero encontrarás el significado del símbolo del planeta y el principio evolutivo que representa, la forma geométrica asociada al número y las compatibilidades entre ellos basadas en las relaciones planetarias.

En cualquier sistema o modelo que queramos usar tendremos que reducir o simplificar una realidad para poder establecer relaciones, pero si en ese proceso perdemos o distorsionamos la esencia de lo que queremos comprender, el modelo deja de ser útil. Hoy en día la numerología ha evolucionado producto de la intuición y en muchos casos es asertiva, pero no podemos asegurar que siga creciendo sin perder el norte cuando no tenemos clara sus bases. Teniendo una buena base podemos desarrollar un sistema coherente. Este artículo tiene como objetivo aportar algunas de estas bases para la utilización de los números como fuente de conocimiento y también refutar alguno de los usos que se les da actualmente que carecen de explicaciones razonables.

Algunos Errores Metodológicos

Antes de comenzar a describir cada número es importante que aclare algunos errores metodológicos y conceptuales que comúnmente encontramos en la información numerológica. 

Un ser humano no es un número

Generalmente se asocian los números a características de personalidad. Desde la perspectiva de la Astrología Védica, la personalidad o carácter de una persona se puede describir utilizando los 9 planetas en los signos zodiacales y casas, el ascendente y el atmakaraka (regente del alma) entre otros. Reducir una descripción del carácter de una persona a un número o a un solo planeta (como hacen los horóscopos modernos) es como describir a una persona por el tipo de zapato que usa. Si bien algo podemos acertar con un enfoque reduccionista, perderemos de vista su escencia. En el contexto de la numerología debiéramos tomar el número de la fecha de nacimiento, el número del nombre de nacimiento y muchos otros números para poder describir a una persona. Aún cuando lo hagamos todo bien, un ser humano siempre será mucho mas complejo que cualquier descripción que hagamos, pero si la hacemos bien, puede ser de utilidad.

Las compatibilidades entre números no son siempre recíprocas

He leído varios artículos y páginas web en donde se habla de compatibilidades entre los números, agrupándolos por afinidad pero sin explicar el origen de dicha información. Esto presenta un problema importante y muy común en nuestra era informática; y es que sin un fundamento del conocimiento podemos ir distorsionando y cambiando la información sin presentar una fuente bibliográfica fiable. Hoy en día la compatibilidad entre números en numerología depende de la página web que visites. Por otra parte si observamos la naturaleza veremos que hablar de compatibilidades recíprocas es un tanto artificial. El mutualismo existe en la naturaleza, pero también existen relaciones no recíprocas, como la del piojo y el mono. Al piojo le gusta chuparle la sangre al mono pero al mono no le agradan los piojos. En los humanos también podemos observar las relaciones no recíprocas, como una persona que es amistosa hacia otra que la odia, o una que es amistosa y la otra indiferente. Si nos remontamos a los textos védicos descritos anteriormente encontraremos la pieza faltante en este asunto. Aquí las relaciones planetarias (y en consecuencia numéricas) se presentan de otra forma, y en ellas no todas las relaciones son recíprocas, al igual que en la vida. La información de compatibilidad numérica que hay en internet está incompleta o distorsionada, y carece de lógica, pero la compatibilidad planetaria es lógica y se manifiesta en la vida real. 

Cuadro de relaciones planetarias naturales. A la izquierda esta el planeta hacia el cual los demás planetas tienen una relación de amistad, neutralidad o enemistad. 

El 8 y el 9 son diferentes

Si hacemos un paralelo entre los planetas y los números utilizados en astrología natal nos vamos a topar con el siguiente problema. Hay 7 planetas con cuerpo físico y 2 que son lugares o intersecciones de planos (Rahu & Ketu, los nodos lunares). En astrología védica cuando leemos una carta natal utilizamos 9 planetas, desde el Sol hasta Saturno y los nodos lunares, sin embargo Urano, Neptuno y Plutón no se utilizan en relación a los números. Cada planeta representa un número que indica la naturaleza fundamental de ese planeta. No olvidemos que la definición de planeta en astrología védica incluye al Sol, la Luna, Rahu y Ketu, que astronómicamente son una estrella, un satélite y los nodos de la luna respectivamente. Los nodos lunares se consideran planetas sin cuerpo o planetas “sombra”. Los demás; Marte, Mercurio, Jupiter, Venus y Saturno coinciden con la definición astronómica del concepto planeta. El resultado da 9 planetas, cada uno representando un número.

  1. Sol
  2. Luna
  3. Marte
  4. Mercurio
  5. Júpiter
  6. Venus
  7. Saturno
  8. Rahu (Nodo Norte de la Luna)
  9. Ketu (Nodo Sur de la Luna)

Ahora bien, el 8 y 9 representando a Rahu y Ketu no poseen un cuerpo y se dice que toman la forma o el cuerpo de los planetas con los cuales hacen conjunción o del que rige el signo en donde se encuentren. Por lo tanto el 8 y 9 también heredarán esta naturaleza.

Rahu y Ketu se fusionan y adoptan la energía de los planetas con los que se vinculan y los signos en que residen. Para efectos de compatibilidad, el 8 y 9 no tienen amigos, ni enemigos ni números neutrales, sino más bien realzan o disminuyen ciertas cualidades de los números con que se asocian. El número 8 amplifica, externaliza y materializa las cualidades de los números con los que se relaciona y el 9 intensifica, internaliza y realza las cualidades espirituales de los números con los que se relaciona. Además, la naturaleza fundamental de Rahu y Ketu en su estado más evolucionado nos muestra que son fuerzas espirituales puras que nos llevan a evolucionar y en ese sentido son nuestros más grandes amigos y aliados. 

La Historia de los Números

La base de la numerología es la comprensión de los 9 números, su significado y aplicación a la vida humana. La herramienta principal es la reducción de cualquier número superior a 9, lo cual proviene de los 9 planetas principales. Cuando reducimos los números a un solo dígito nos damos cuenta que la secuencia 1 a 9 se repite hasta el infinito. Esto nos indica matemáticamente y conceptualmente que hay 9 elementos básicos que constituyen nuestra realidad. Ejemplo: 10 (1+0) = 1, 11 (1+1) = 2, 12 (1+2) = 3… 98 (9+8=17=1+7) = 8, 99 (9+9=18=1+8) = 9…. etc.

En este punto debo mencionar mi cuestionamiento respecto a la lógica de como contamos el tiempo y las fechas, que es la base de cómo calculamos la numerología. Para muchos el calendario gregoriano es aceptado sin cuestionamiento, sin embargo, si revisáramos la historia de cómo contamos el tiempo veríamos que esto ha sido determinado principalmente por grandes eventos sociopolíticos o religiosos y a la fecha no tenemos una referencia más real que los ciclos planetarios. 

En mi búsqueda de modelos orgánicos y naturales que expliquen el funcionamiento de nuestra realidad, he descubierto que los modelos basados en la metafísica y la observación de la naturaleza suelen ser más estables y precisos que los inventos humanos cuyo origen es una creencia, ya sea religiosa, filosófica o política. La razón por la cual decimos que es el año 2020 por ejemplo es producto de contar los años después del nacimiento de Cristo. 

El conocimiento védico existe hace más de 3500 años, aunque los registros escritos a los cuales hago referencia en este artículo datan de 850 d.C. aproximadamente. Los primeros indicios de asociación entre números y el funcionamiento de la realidad se remontan a la época de Pitágoras al rededor de 590 a.C. Es en el Primer Concilio de Nicea al rededor de 325 d.C en donde las autoridades cristianas catalogaron a la astrología y numerología como “adivinación y magia” con lo cual ambas fueron relegadas al conocimiento oculto y prohibido, al menos en Occidente. Es por esto que fue India, gracias a su larga historia de respeto por la tradición, la que preservó estos conocimientos y continuó desarrollándolos. Por otra parte la astrología védica recibió una fuerte influencia helenística que derivó en lo que hoy llamamos astrología natal o astral que es la base de la asociación presentada en este artículo. 

Es importante tener en cuenta que la numerología que conocemos hoy es un sistema relativamente nuevo (1900 d.C) y que no se le puede atribuir un origen previo como sistema para interpretar la vida de las personas. Juno Jordan publicó en 1965 su libro “Numerology: The Romance in Your Name” en el cual da forma a lo que hoy conocemos como numerología, haciéndola mas popular. No obstante podemos realizar conexiones lógicas en cuanto al origen y significado de los números utilizando el conocimiento de textos de astrología védica de 850 d.C. El principal objetivo de este artículo es conectar a los numerólogos y astrólogos modernos con una fuente de conocimiento ancestral que proviene de grandes sabios de oriente respecto al funcionamiento de la vida humana y compartir lo que he descubierto en mi propia experiencia con ambos sistemas.

El estado del arte de la numerología moderna nos muestra que existen diferentes definiciones para el significado de los números, y que existen varios sistemas para representar el alfabeto con diferentes números (ej: Sistema Latino, Abjad, Chino y el de India). Esta inconsistencia en los significados atribuidos a los números y la falta de explicación de su origen, nos muestra lo antojadizo de las asociaciones. A diferencia de lo anterior, la astrología védica sí muestra una asociación lógica entre los números y sus significados ya que la observación de la velocidad orbital de los planetas vistos desde la tierra, revela un orden natural y numérico (leer más adelante).

La Historia de los Símbolos

En cuanto al origen de los símbolos astrológicos podemos afirmar que desde el año 1506 d.C. los símbolos son prácticamente idénticos a los que conocemos en la actualidad (Fig. 2), aunque su origen se remonta al siglo II a.C. aproximadamente (Fig. 1) en donde se puede apreciar su vínculo con ciertos arquetipos y símbolos.

Fig. 1

Recreación del Planisferio de Bianchini descubierto en el siglo XVIII y datado del siglo II d.C. Aquí vemos de izquierda a derecha la representación de la Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno (ordenados de mas rápido a mas lento en velocidad orbital)

Si observamos el ordenamiento de los planetas en estos ancestrales ejemplos veremos que ya conocían el vínculo de los planetas con los números.

Fig. 2

“Sphaera” en Anecdotum Parisinum por Franz Boll, publicado por B.G. Teubner, Leipzig (1903) que contiene imagenes de la “Gran Introducción” de Abu Ma’shar, siglo IX d.C. Aquí vemos de izquierda a derecha y de arriba a abajo la representación de Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio, Luna y Sol.

Los símbolos fueron pasando por transformaciones a lo largo de la historia como se ve a continuación (Fig. 3). Hay que recalcar que en la astrología védica se utilizan números y nombres y no símbolos para describirlos, pero en el intercambio con la cultura griega estos significados fueron transformados en símbolos planetarios y también en signos zodiacales como una forma de condensar y memorizar sus efectos. Cabe señalar que la memorización era una característica del aprendizaje del conocimiento védico por medio de mantras, cantos e incluso la propia flexibilidad gramatical del sánscrito pero los Griegos eran mas adeptos a simbolizar y recrear la información por medio de fábulas, mitos, escultura y pinturas.

Fig. 3

Representación de la evolución de los símbolos astrológicos para designar los planetas. 

Estos diagramas nos muestran dos cosas: un orden de los planetas y los símbolos que los representan. El orden de los planetas está dado por lo que observaron nuestros ancestros en el cielo (Fig. 4). 

Desde la perspectiva de la tierra la velocidad con la que veían transitar a los astros y completar un ciclo les mostró que existía un orden. Simultáneamente aprendieron a dividir el tiempo con diferentes sistemas y llegaron a usar 12 partes para el día y 12 para la noche. Si tomamos el orden de los planetas en los equinoccios y asignamos la primera hora del día a un planeta y luego repetimos el orden planetario de mas lento a más rápido, 24 horas después tendremos otro planeta gobernando la primera hora del día siguiente. Si seguimos haciendo esto hasta que cada planeta gobierna la primera hora de un día obtenemos el orden de los 7 días de la semana. Posteriormente los días heredaron sus nombres de esta regencia planetaria.

Fig. 4

Representación de las horas gobernadas por cada planeta en una semana

En la cultura védica existe otro sistema llamado Navatara Chakra que significa “rueda de las 9 estrellas” en el que se establecen relaciones numéricas que se utilizaron para la predicción de eventos y momentos propicios para realizar ciertas actividades. Este sistema vinculado a las mansiones lunares o “nakshatras” es una de las particularidades del sistema solilunar que utilizaban en la cultura védica, aunque su uso en la natividad probablemente proviene de la influencia helenística. A continuación dejo una lista con sus descripciones y significado principal:

  1. जन्म Janma: “Nacimiento”
  2. सम्पत् Sampat: “Volando para unirse” ó “Abundancia”
  3. विपत् Vipat: “Volando para alejarse” ó “Infortunio”
  4. क्शेम Kshema: “Seguridad”
  5. प्रत्यर Pratyara: “Rayos intermedios de una ruda” ó “Contratiempo”
  6. साधक Sadhaka: “Pequeña realización”
  7. वध Vadha: “Destrucción”
  8. मैत्र Maitra ó Mitra: “Amigable” ó “Amigo”
  9. परम मैत्र Parama Maitra ó Atimitra: “La mas elevada amistad” ó “Gran amigo”

La interpretación de este sistema en torno a los números revela que ciertas distancias en una secuencia tienen diferentes cualidades, por ejemplo el tercer punto de cualquier proceso tendrá dificultades y luego de vencer esas dificultades vendrá un momento de seguridad y estabilidad correspondiente a la cuarta posición. El sistema de navatara chakra ofrece un significado de la secuencia de los números además de su significado esencial. 

Ahora veamos que podemos aprender de los símbolos planetarios, sus números, su participación en el ciclo vital humano y sus formas geométricas:

1

DraggedImage_1.png

Nombre asociado al número: जन्म Janma: “Nacimiento del Yo”. Tomar consciencia del nacimiento del yo o el Yo-Soy y la propia capacidad creativa.

Significado del Símbolo: Originalmente el símbolo era una corona con 12 rayos solares. Luego se simplificó por un centro y un solo rayo de luz. Su símbolo astrológico actual es un círculo con un punto en su centro. Esta figura nos muestra dos conceptos clave, un punto u origen central que da existencia a un espacio que contiene todo y un límite. Cabe señalar que un punto en el espacio sin definir una circunferencia o esfera, no posee una localidad material y no puede ser percibido. Por otra parte, ninguna circunferencia puede ser creada sin la existencia implícita de un punto central. La circunferencia es la expansión y materialización de un punto central. También podemos comprender mucho del Sol si consideramos que la circunferencia no es mas que la expansión del punto central, lo cual significa que el Sol contiene y sostiene toda forma de vida. El simbolismo del circulo se relaciona a la unidad, y al mostrar un centro nos recuerda de la esencia, su núcleo, del cual provienen todas las manifestaciones externas. Es un símbolo con movimiento y gravedad en donde todo surge desde el centro y también donde todo vuelve a él, pasando de la manifestación subjetiva de conciencia hasta el materialismo mas denso y luego de vuelta a su origen inmaterial. No importa como lo movamos, la figura preserva la misma forma y eso simboliza estabilidad. La simetría del símbolo del Sol produce armonía y orden en todas direcciones. 

Otro significado oculto en esta representación de la trinidad Brahma-Vishnu-Shiva, compuesta del poder creador de Brahma (punto central), la preservación y nutrición de Vishnu (espacio interior) y la destrucción y renovación de Shiva (circunferencia y límite). 

La naturaleza completa e indivisible de la unidad y totalidad que representa se relaciona al simbolismo de “alma” o “espíritu” entendido como aquella esencia común de todo lo creado y la fuente de vida. 

El Sol gobierna el día, en donde se da la vida pública, y nos permite tener visión y claridad. Cuando hay claridad surge la confianza para tomar decisiones y actuar. La confianza para tomar decisiones nos da capacidad de liderazgo, autoridad y promueve la evolución. Una de las áreas en donde aplicamos liderazgo y autoridad es nuestra carrera u oficio. Internamente el Sol representa la autoestima, el “Self”, la capacidad de ser consciente de uno mismo. El Sol promueve la vida en la tierra y por eso también se asocia a la vitalidad que anima nuestra existencia. Es el centro del ser y por lo tanto es el punto de mayor estabilidad, dándonos una estructura firme y confiable.

Principio Evolutivo: El Sol es el alma, que tiene la capacidad de experimentar y percibir el mundo. En el ámbito evolutivo el Sol es la fuente de luz en el plano físico, y la fuente de consciencia en el plano espiritual. Es lo que nos permite iluminar algo para luego poder percibirlo. Sin la capacidad para percibir, no hay experiencia ni evolución. El alma o consciencia no posee una realidad física o temporal en su forma mas pura y absoluta, por lo tanto no puede interactuar con el mundo material y temporal de los objetos por lo que necesita de la Luna (mente) para reflejar luz sobre ellos. En otras palabras la consciencia es reflejada y enfocada por la mente, y así se origina la percepción de “esto y aquello” y se posibilita la interacción entre la consciencia y el mundo de los fenómenos. 

El Sol gobierna el periodo natural de los 50 a 70 años de edad en el desarrollo humano, que es sin duda el punto más alto de madurez y en dónde se asumen mayores desafíos personales en torno a quienes somos. Esta etapa se caracteriza por un mayor foco en lograr las metas personales ganadas producto de una vida de autoconocimiento y experiencia. Las metas que surgen en la etapa del Sol son genuinas y profundas, conectadas con el alma.

Forma: Geométricamente el 1 es representado por un punto, que es parte integral de cualquier otra figura o forma. Además se puede entender un punto como carente de existencia física, lo cual se conecta con la naturaleza inmaterial de la conciencia y el alma. Todo comienza en un punto y a la vez toda forma contiene un punto como parte integral de su conformación. Es por eso que al uno se le atribuye la cualidad de la iniciación. También podemos tomar como significado secundario la concreción y plenitud ya que el uno es integral a todos los demás números y por esa razón debe estar presente en cualquier proceso y su final. 

Compatibilidad: El Sol es amigo natural y recíproco de la Luna, Marte y Júpiter, y enemigo mutuo de Venus y Saturno. El Sol no es neutral hacia ningún planeta y todas sus relaciones salvo con Mercurio son 100% recíprocas. Por lo tanto, el número 1 es muy compatible con el 2, 3 y 5, parcialmente compatible con el 4, neutral hacia ninguno y muy incompatible con el 6 y el 7. La cualidad recíproca de las relaciones del 1 indica que este número es tan auténtico y fuerte que sus relaciones son muy claras y definidas.

2

DraggedImage_2.png

Nombre asociado al número: सम्पत् Sampat: “Volando para unirse”. Recibir lo que necesitamos para sobrevivir y ser responsables por nuestro crecimiento y desarrollo.

Significado del Símbolo: El número Dos representa a la Luna. Su símbolo astrológico es una luna en su fase creciente. Esta figura nos muestra la luz y la sombra que le dan esta forma, dando origen a la primera manifestación de dualidad. Al igual que la Luna que refleja la Luz del Sol, el número dos es el aspecto mental de la divinidad representada por el número uno, y de esta forma es posible el surgimiento de la subjetividad como una entidad consciente separada del Todo. El número 2 representa todo tipo de dualidad e interacción entre dos partes y por lo tanto aparece el concepto de equilibrio, balance, necesidad, deseo y emoción. La aparición de la subjetividad crea opiniones sobre las cosas, producto de esas opiniones surge el deseo de tener algo, experimentar aquellas cosas, y como resultado aparecen las emociones vinculadas a la satisfacción o limitación de estos deseos. 

Cualquier influencia en uno de los polos afecta al otro y es por eso es que el número 2 también simboliza el cambio permanente que se experimenta en el mundo de la dualidad y su inestabilidad en el tiempo.

La luna pasa por un proceso continuo de cambio y fluctuación entre luna llena y luna nueva en donde podemos ver expresados algunos mensajes relacionados a su interacción con el Sol y la Tierra. El Sol como vimos anteriormente representa la luz de la consciencia, y la tierra representa el mundo material. Cuando la tierra se interpone entre la luz de la conciencia (Sol) y la mente (Luna), crea confusión e identificación con el plano material. Esto ocurre en forma cíclica en la vida del ser humano y se manifiesta como un vaivén constante entre la claridad interior y la confusión. La condición humana se caracteriza por este estado de conciencia inestable por lo que podemos asociar a la Luna, siendo además la más cercana a la tierra, como el planeta mas influyente en la vida del ser humano. 

Principio Evolutivo: La Luna es el agente que nos permite enfocar y dirigir la consciencia que proviene del Sol, por lo tanto actúa como un canal para la interacción y creación. En el ámbito evolutivo la Luna es la fuente de subjetividad, opiniones, deseos y emociones. 

La Luna gobierna el primer año de vida en el desarrollo humano y por eso podemos decir que da origen a la estructura del ego, que se basa principalmente en contenido mental. Durante el primer año de vida nuestro foco es obtener lo que necesitamos para desarrollarnos, y usualmente eso incluye nutrición física, vínculos positivos y seguridad. 

Este planeta tiene una importante conexión con los nodos lunares, que en esencia son los que promueven la evolución de la conciencia hacia su integración, balance y armonía.

Forma: Geométricamente el 2 es simbolizado por una linea recta, que es la unión de dos puntos y que en la mitad contiene un punto de equilibrio. Por otra parte una linea existe en un plano, una dimensión abstracta de dos dimensiones, que existe sólo como una idea abstracta en la mente y es por eso que gobierna el mundo mental. En Astrología Védica el concepto de mente (Manas) contiene dos partes, y es fundamental comprender este número ya que gran parte de la experiencia humana depende de la relación que mantenemos con la mente. (Para más información leer artículo “¿Qué es la Mente?”)

Compatibilidad: La Luna es amiga recíproca del Sol, y amiga hacia Marte y Júpiter, neutral hacia ninguno y enemiga de Mercurio, Venus y Saturno. No hay planetas enemigos hacia la Luna, por eso el número 2 es bien recibido por todos. Por otra parte Marte y Júpiter son neutrales hacia la Luna y por eso su amistad es parcial con el 3 y el 5. La relación entre la Luna y Mercurio no es recíproca, ya que Mercurio es amistoso hacia la Luna, y la Luna enemiga hacia Mercurio. Entonces, el número 2 es muy compatible con el 1, parcialmente compatible con el 3 y el 5, neutral hacia ninguno y menos compatible con el 4, 6 y el 7. Existe una relación con estos números menos compatibles en donde el 2 recibe buen apoyo del 4 e indiferencia del 6 y 7. 

3

DraggedImage_3.png

Nombre asociado al número: विपत् Vipat: “Volando para alejarse”. Alejarse de la seguridad para arriesgarse y desarrollar el carácter y la autonomía.

Significado del Símbolo: El número 3 representa a Marte. Su símbolo astrológico es un círculo seguido de una linea y una punta de lanza o triángulo. Es la energía producida por medio de la interacción entre el principio creador del 1 y la consciencia individualizada del 2. Marte representa el vehículo con el cual el Sol manifiesta su creatividad y su fuerza y por el cual la Luna manifiesta su nutrición y preservación de la vida. Es por esto que Marte rige un signo de fuego y uno de agua. En el número 3 se proyecta la intensión y la voluntad como forma de energía pura. Si nos fijamos en la base que conforma el símbolo de Marte en astrología, nos muestra cómo se proyecta el potencial creativo interior simbolizado por el círculo hacia el mundo exterior en forma de acción. Otra observación importante es que la lanza apunta hacia arriba, lo cual indica la gran ambición de la energía de Marte por alcanzar cosas más elevadas por medio de su voluntad. Es un planeta que refuerza la individualidad, el carácter y la búsqueda de progreso. En su expresión mundana rige la ambición y la lucha por sobrevivir, pero en su expresión espiritual rige la aspiración por trascender las limitaciones materiales y cumplir el plan divino. Todo esto lo hace por medio de la determinación, intensidad y capacidad de enfocar su energía en una sola cosa con gran pasión. 

Principio Evolutivo: Marte es la energía que promueve la autopreservación y la superación de las limitaciones para alcanzar nuevos estadios en la evolución. Esto lo realiza por medio de la energía de la agresividad para derrotar a los enemigos y la protección para defenderse de ellos. Nos moviliza constantemente a trascender el plano que conocemos para adentrarnos en lo desconocido, y es por este motivo que se le considera auspicioso a nivel de desarrollo espiritual y agresivo a nivel material ya que toda transformación en el plano material implica cambios radicales y sacrificio. El parto simboliza uno de estos momentos de transformación, en donde se abandona la seguridad del útero y se perfora para entrar en el mundo exterior, se derrama sangre y se realizan grandes esfuerzos que conducen a alcanzar un nuevo estadio evolutivo. 

Marte nos impulsa a abandonar la seguridad de lo conocido y externalizar el potencial que llevamos dentro. Es por esto que Marte rige la etapa natural del primer año de vida hasta los tres años, en donde comenzamos a caminar y explorar el mundo y en donde nos exponemos a los primeros peligros y desafíos. 

Marte es un planeta rebelde y capaz, pero cuando es dirigido para fines egoístas no encuentra la satisfacción que busca ya que todo su poder de voluntad existe gracias a su conexión con la fuente de todo y por tanto debe integrar a los demás para que sus acciones sean prósperas.

Forma: Geométricamente el 3 es representado por un triángulo equilátero que es la primera figura que incluye un espacio interior o masa, y por lo tanto representa la base energética del mundo material. Esto significa que toda forma material es en esencia energía primero. No debemos confundir lo que llamamos nuestra realidad tridimensional con este símbolo, ya que la realidad material requiere 3 dimensiones físicas y el Tiempo (eje X, eje Y, eje Z y Tiempo). Es un error pensar que sin tiempo algo puede existir materialmente, por lo tanto el 3 representa la energía esencial o dicho de otro modo genera movimiento o vibración. Es en el número 4 donde esa energía anima la materia y toma una forma física (3D+T). El número 3 representa el movimiento de energía que genera la existencia del tiempo. El concepto energía se puede considerar como movimiento, y el movimiento como tiempo. Es interesante observar que el tiempo da origen a la manifestación física (número 4). En nuestra cultura se suele pensar en el tiempo como algo que transcurre independiente de la materia, sin embargo hoy los científicos comienzan a comprender más y más claramente la estrecha relación del espacio y el tiempo simplemente como energía latente o potencial y movimiento.

Si tomamos este triángulo equilátero y unimos otros triángulos a sus límites obtenemos un triángulo equilátero más grande, lo cual demuestra potencial de crecimiento. Si continuamos haciendo este ejercicio nos podemos dar cuenta que cada vez tendremos triángulos más grandes, por lo que también es una figura de nos muestra la cualidad de amplificación.

Si extendemos los límites del triángulo obtenemos seis lineas que se extienden de manera que nunca se tocan. Este es un símbolo de expansión de energía. 

En conclusión el 3 representa la amplificación y expansión de energía que llamamos movimiento, lo cual resulta en la manifestación de la dimensión temporal.

Compatibilidad: Marte es amigo recíproco del Sol y Júpiter, neutral hacia la Luna, Mercurio y Venus y enemigo hacia Saturno. Sin embargo es sólo Mercurio quien tiene enemistad hacia Marte. Por lo tanto el número 3 es muy compatible con el 1 y el 5, recíprocamente neutral hacia el 6, e incompatible con el 4 y 7. El 7 es incompatible porque el 3 no tiene afinidad con este número y el 4 es incompatible porque no tiene afinidad con el 3.

4

DraggedImage_4.png

Nombre asociado al número: क्शेम Kshema: “Seguridad del Yo consciente”. Estar seguro en la vida producto del uso de nuestras habilidades, el intelecto y la práctica.

Significado del Símbolo: El símbolo de Mercurio provenía del caduceus pero se simplificó a una sola vuelta de las serpientes en su parte superior. Aunque el símbolo ha mutado en el tiempo, su simbolismo permanece intacto. Tanto las serpientes del Caduceus como la cruz hacen alusión a la interacción de las energías femenina y masculina, yin y yang, de toda polaridad. Este equilibrio en la polaridad caracteriza a Mercurio y por eso gobierna el intelecto, la capacidad para discernir y dar orden y sentido a las cosas. Incluso en su origen mitológico se hace mención al carácter andrógino de las deidades asociadas a Mercurio. El número Cuatro representado por Mercurio conduce a la materialización de la energía producida en el número 3. En el nivel humano representa el equilibrio del mundo material y el discernimiento del intelecto. 

El símbolo asociado al planeta Tierra también posee el símbolo de la cruz, que representa el elemento tierra, las cuatro direcciones cardinales, la unión de lo femenino y masculino y el mundo material. Por otra parte el símbolo de Mercurio representa el intelecto (arriba como media luna) alimentado por el espíritu divino (al medio como círculo) por sobre la materia (abajo como cruz). Es idéntico al símbolo de Venus con la excepción de la media luna en la parte superior, y tal como Venus, posee un gran potencial para la materialización del potencial divino. 

Su elemento distintivo con la luna creciente simboliza la presencia del intelecto que tiene el potencial de comprender el mundo material y situarse por sobre su influencia. Esta cualidad tiene mucho sentido si la contrastamos con la cercanía que tiene Mercurio al Sol, siendo representado por Buddha, el príncipe, e hijo de la Luna. Esto también es sintetizado en la historia de Siddhartha cuando se convierte en Buddha, trascendiendo el apego al mundo material. La cresta que posee Mercurio simboliza su capacidad de comprender la esencia de las cosas y lograr descubrir la intima conexión de todas las cosas, haciéndolo un mensajero de lo verdadero. 

Principio Evolutivo: Mercurio representa la seguridad y estabilidad que logramos al utilizar nuestras habilidades en el mundo. En etapas mas evolucionadas es también el planeta que nos ayuda a comprender la verdad espiritual que subyace en todo lo material. Esto lo hace a través del intelecto que discierne y nos ayuda a determinar las similitudes y diferencias entre las cosas. 

Mercurio rige la etapa natural desde el tercer año al doceavo año de vida, en donde aprendemos a seguir reglas, códigos sociales y comunicacionales, aprendiendo a entablar amistad con otros. Es el responsable por nuestra capacidad para materializar la inspiración creativa del Sol, desde el deseo personal de la Luna y utilizando el carácter y la fuerza de voluntad de Marte en forma concreta. En esta etapa aprendemos a jugar, tener sentido del humor y divertirnos, lo cual es clave para formar amistades y lograr equilibrio en la vida.

Forma: Geométricamente el 4 es representado por un cuadrado, que es una forma que simboliza equilibrio, estabilidad, seguridad y logro. Todas estas palabras clave tienen un estrecho vínculo con el significado que tiene el mundo material para la vida humana. 

Si extendemos otros cuadrados iguales en los límites del primero obtenemos una cruz lo cual representa la unificación de las fuerzas polares u opuestas, el equilibrio y un logro sobre la dualidad. Como consecuencia esto produce estabilidad. 

En el cuadrado también es la primera figura geométrica que nos permite la unión de sus ángulos interiores, lo cual forma una cruz interior que simboliza logro y estabilidad interior además de la exterior. A través de la estabilidad que logramos en la vida material y concreta vamos adquiriendo también seguridad y estabilidad interior o bien la falta de seguridad externa nos puede obligar a encontrarla dentro. El 4 es el número que simboliza al planeta tierra en astrología ya que representa la cruz que no es mas que un cruce de dos planos, el material y espiritual. 

El ser humano es en sí mismo un cruce entre estas dos dimensiones y el planeta tierra es el lugar en donde puede experimentar el juego entre ambos. 

Al extender los bordes del cuadrado original obtenemos cuatro brazos que se extienden al infinito, simbolizando crecimiento tal como el tres, pero de una forma mas estable y consistente. Como consecuencia esto produce seguridad y estabilidad. 

Compatibilidad: Mercurio es amigo recíproco de Venus, amigo hacia Luna y Saturno, neutral hacia el Sol, y enemigo hacia Marte y Júpiter. El Sol es amigo hacia Mercurio y Marte, Júpiter y Saturno son neutrales hacia él. La Luna es el único planeta enemigo hacia Mercurio. Por lo tanto el número 4 es muy compatible con el 6, parcialmente compatible con el 1 y el 7, parcialmente enemigo del 2, 3 y 5. Mercurio tiene la particularidad que sus relaciones combinadas no resultan en reciprocidad salvo por Venus, y esto indica que requiere de comunicación e intercambio para equilibrar sus relaciones.

5

DraggedImage_5.png

Nombre asociado al número: प्रत्यर Pratyara: “Rayos intermedios de la rueda” ó “Contratiempo”. Momentos de cambio en el destino, donde la gracia divina nos asiste y evita que nos ocurra lo esperable dada nuestras acciones. Lo podemos llamar suerte o también el mérito acumulado por nuestra bondad interior.

Significado del Símbolo: El símbolo original de Jupiter es de origen griego, que en un inicio usaban la letra z minúscula para representar a Zeus, y luego utilizaron la forma mayúscula con la adición de una linea que cruza horizontalmente, dándonos el símbolo que conocemos hoy. So asociación con Zeus, Odín, Brihaspati, entre otros, nos muestra que este planeta representa la conducta honorable y justa, conectada a la voluntad divina y protector de todos los seres que actúan con bondad y con el bien superior en mente. 

El número Cinco representado por Júpiter simboliza la bondad interior, la gracia divina y la suerte que nos salva cuando lo necesitamos. El símbolo muestra a la mente en su arco superior elevándose desde el mundo material representado por la linea horizontal de la cruz en la parte inferior . Es por esto que Júpiter busca utilizar el mundo material como una forma de alcanzar los más altos principios espirituales, lo cual resulta en una visión humanitaria, religiosa y respetuosa hacia la vida. Cabe señalar que el brazo superior que representa la mente luego cae verticalmente lo cual nos muestra una interesante clave de su función. Júpiter toma el mundo material y a través de su inclinación espiritual lo transforma como una manera de acercarse al plano divino y luego devuelve esta realización al mundo físico y a las personas. En esencia esta actitud es lo que hace de Júpiter el planeta creativo que promueve la vida, ya que el sentido más profundo del desarrollo de la vida física es por razones espirituales, y Júpiter sabiendo esto es capaz de invertir y cuidar de lo efímero. El resultado de sumergirse en la vida mundana sin olvidar su naturaleza espiritual es lo que da origen a la sabiduría que rige a este planeta. El símbolo de Saturno es prácticamente idéntico en sus componentes pero varía en su posición. En Saturno vemos que el arco sale de la linea vertical que representa el espíritu o la conciencia que desciende al mundo material y lo abandona. En el caso de Júpiter la intención es encontrar la esencia espiritual en el mundo físico y la de Saturno es desapegarse de la identificación con el mundo.

Principio Evolutivo: Júpiter rige el periodo natural de vida de los 32 a 50 años que es cuando nos encontramos en nuestra edad ideal para crear abundancia en la vida. Esta edad se caracteriza por tener el mayor crecimiento y convicción respecto a lo que valoramos, al desarrollo de nuestro trabajo y por lo general es la edad en que nos hacemos cargo de nuestras creaciones, proyectos de vida, hijos, etc. El principio evolutivo de Júpiter es mostrarnos que filosofías y creencias son buenas para nosotros y cuales están en armonía con la ley natural. Es un planeta que nos conduce a seguir mejores principios morales y éticos.

Forma: Geométricamente el 5 es representado por un pentáculo, cuyos ángulos interiores suman 108º, un número vinculado a la realización y nos muestra una conexión con los 108 sombres del Sol, haciéndolo un excelente servidor de la voluntad del gran espíritu que representa este último. 

Si agregamos pentáculos que se extienden desde la figura original obtenemos una flor de pentáculo que posee espacios que no se cierran o llenan, lo cual indica una carencia para completar algo y se asocia a la suerte y la gracia divina que necesitamos para superar nuestra propia ignorancia y falta de bondad. 

Compatibilidad: Júpiter es amigo recíproco del Sol y Marte, neutral hacia la Luna, Mercurio, Venus y Saturno y no es enemigo hacia ningún planeta. Los únicos planetas enemigos hacia Júpiter son Mercurio y Venus. Por lo tanto, el número 5 es muy compatible con el 1 y 3, compatible con el 2, neutral con el 7 y parcialmente incompatible con el 4 y el 6. 

6

DraggedImage_6.png

Nombre asociado al número: साधक Sadhaka: “Pequeña realización”. Las pequeñas realizaciones o logros pertenecientes al mundo que son efímeros comparados con la gran realización espiritual y al mismo tiempo necesarios para hacer de la vida terrenal algo estimulante y placentero.

Significado del Símbolo: El símbolo de Venus es idéntico al de Mercurio salvo porque carece de la cresta de este último. Esta diferencia en el símbolo tiene enormes implicancias en su interpretación. El círculo sobre la cruz representa tal como el símbolo de Marte y Mercurio, la esencia o espíritu, pero en el caso de Venus lo pone en la posición responsable por la procreación y manifestación de los deseos mundanos. En la mitología védica Venus es el único dios que posee la habilidad para revivir a los muertos y además es el guía y defensor de los Asuras que podemos traducir como “demonios”. Venus, también conocido como Shukra en las historias védicas hace enormes sacrificios de austeridad para proteger a los demonios, y muestra ser el mas brillante y hábil consejero ya que incluso los dioses o “devas” acuden a él por consejo. Todo esto nos muestra que Venus es el planeta responsable de llevar a cabo el plan divino de manifestación y por esto está dotado del poder de revivir a los mortales dándoles un nuevo cuerpo para que continúen su proceso de cumplir sus deseos. 

Por otra parte Venus no es parte del mundo de materialismo al que apoya y es porque sabe que al apoyar el plan divino se despertará la conciencia inherente en todo ser vivo y esto lo conducirá por un camino de renuncia y sabiduría. Otra cualidad de Venus es generar el principio de armonía y atracción entre los seres, que no es más que una manifestación concreta del amor universal que impregna el universo. Es por eso que Venus comprende el viaje humano a las profundidades del materialismo, el deseo y la vanidad y al mismo acompaña a todos los seres con ego en su viaje de reintegración y descubrimiento haciendo del mundo un lugar más agradable.

Principio Evolutivo: Venus rige el periodo natural de vida de los 12 a los 32 años, que es un gran periodo enfocado en las relaciones humanas y nuestro lugar en el mundo. El principio evolutivo de Venus es ayudarnos a mejorar nuestras decisiones en la vida, haciéndonos más perceptivos sensorialmente y más inteligentes socialmente. Cuando aprendemos que relaciones nos hacen bien y cuales nos hacen mal es porque la energía de Venus nos sintoniza con la plenitud y nos muestra las decisiones que nos dejan vacíos, sin vitalidad y con la sensación de sin sentido. Una de las características de Venus más importantes es la capacidad de disfrutar la vida con nuestros sentidos y sentirnos satisfechos con las experiencias. Cuando este planeta no opera cómo debe nos sentimos insatisfechos y con poca vitalidad para vivir. 

Forma: Geométricamente el 6 es representado por el hexágono. Esta figura geométrica utilizada por las abejas en sus panales representa eficiencia y expansión. Es una figura que podemos expandir sin perder espacio, manteniendo su integridad estructural, por lo que representa plenitud y crecimiento. 

Cuando extendemos sus aristas obtenemos una estrella de 6 puntas conocida como “la estrella de David”, que representa la energía positiva y negativa, masculina y femenina, etc. Esta integración de las polaridades indica equilibrio y elección. Si conectamos las aristas hacia el interior de la figura también obtenemos una estrella de 6 puntas por lo que esta figura representa armonía y balance interior y exterior. 

Existe un vínculo con el número 3 cuando vemos que cada hexágono se puede dividir en 6 triángulos a su vez, y cada estrella tiene 6 puntas triangulares. Esto indica que la energía del 3 reaparece en el 6 pero ahora de forma equilibrada, es decir la iniciativa y el riesgo del 3 recibe su recompensa en equilibrio, armonía y plenitud en el 6.

Compatibilidad: Venus es amigo recíproco de Mercurio y Saturno, enemigo recíproco del Sol, enemigo hacia Júpiter y neutral hacia la Luna y Marte. Venus es el único planeta que tiene igual número de planetas amigos, neutrales y enemigos hacia él y desde él. Esto muestra que Venus es equilibrado e imparcial, y lo hace un excelente número para las relaciones y la política. Por lo tanto, el 6 es muy compatible con el 4 y 7, neutral con el 3, parcialmente incompatible con el 2 y 5 e incompatible con el 1.

7

DraggedImage_7.png

Nombre asociado al número: वध Vadha: “Destrucción”. Toda realización en el mundo incluye en su destino su inevitable destrucción. Para sobrevivir debemos hacernos fuertes física y psicológicamente.

Significado del Símbolo: El símbolo de Saturno nos muestra cómo opera este planeta y también el número 7. La cruz superior que representa el mundo material conectada por su linea vertical a la medialuna, nos muestra que el objetivo de Saturno es espiritual aunque opera por medio de las limitaciones impuestas en el mundo físico. El espíritu simbolizado por la linea vertical debe experimentar las limitaciones del mundo material y su desilusión resultante para crear un incentivo lo suficientemente fuerte como para generar desapego en el individuo y revelar su verdadero potencial interior. Este potencial está dado por la relación que tiene Saturno como hijo del Sol y Chaya (que significa sombra y alude a la materia densa). Siendo hijo del Sol, su motivación para la realización del potencial del espíritu es igualmente poderosa que la de su padre, con la única diferencia que el Sol lo hace por medio de la inspiración y Saturno mediante el miedo, la desilusión y la tristeza de la pérdida. 

Es común encontrar referencias negativas en astrología hacia Saturno, pero esto se debe mas bien a que el ser humano busca comodidad, placer y éxito en el mundo, y este planeta es la razón por la cual todas las cosas del mundo parecerán insuficientes en algún momento, ya sea por la acción destructiva del tiempo o porque internamente nuestro deseo de aquellas experiencias muere. La tarea de Saturno siendo hijo del Sol es impulsar nuestro retorno al trono, que no es mas que nuestra naturaleza espiritual, aunque para lograrlo nos tenga que mostrar la futilidad de nuestras ambiciones y apegos mundanos. Este planeta es un maestro severo, y su símbolo ha estado asociado a la guadaña de la muerte, al dios Kronos y a otras deidades poco populares y queridas, pero en realidad este lento y constante planeta sólo nos prepara para que reconozcamos nuestra independencia del mundo material y por eso representa tanto el límite como la liberación. El número 7 representado por Saturno simboliza el establecimiento de límites y el contacto con lo inevitable, lo real y lo concreto. 

Principio Evolutivo: Saturno gobierna la vejez como etapa de vida y se ocupa de mostrarnos las limitaciones del cuerpo y de la vida mundana. Es un proceso que involucra dolor, desilusión, frustración y pena, ya que todas las cosas que construimos en la vida dejan de ser lo que eran originalmente y nos vemos confrontados a la muerte y las pérdidas. En términos de experiencia podríamos decir que Saturno es el responsable de las desgracias que vivimos en la vida y las experiencias de limitación. Todas estas cosas nos fortalecen espiritualmente y nos orientan a mirar a nuestro interior y trabajar las dependencias, inseguridades, miedos y apegos para revelar la fuerza y grandeza del espíritu. Por supuesto la manera en que este planeta nos confronta con estas limitaciones es bastante brutal, pero al mismo tiempo nos ha estado preparando interiormente para poder resistir y finalmente trascender estas cosas. Saturno nos da resiliencia y disciplina para construir nuestras vidas mundanas y luego las destruye para revelar que es el espíritu lo único realmente estable y poderoso en el universo. 

Forma: Geométricamente es representado por un heptágono que es una figura muy interesante ya que es la primera que al agregarla a los bordes del heptágono inicial genera un traslape de las figuras, indicando desarmonía exterior, que existe un desencaje y destrucción al chocar con la realidad física. 

Cuando unimos los puntos del heptágono obtenemos variaciones de una estrella de 7 puntas, rodeada por dentro de 7 triángulos por dentro y 7 triángulos por fuera del heptágono inicial. Esto nos indica que la realidad interior encuentra limitaciones para manifestarse afuera, lo cual conduce a una búsqueda de conexión con lo interno.

Compatibilidad: Saturno es amigo recíproco de Venus, neutral hacia la Luna, Marte, Mercurio y Júpiter y enemigo recíproco del Sol. Saturno es el único planeta con tres planetas enemigos hacia él (Sol, Luna y Marte), lo cual representa que este planeta debe lidiar con la mayor adversidad y la menor cantidad de apoyo externo. Por esta razón Saturno representa el sufrimiento y también la resiliencia. Otra particularidad es que Saturno es el planeta mas neutral hacia los demás, lo que indica su naturaleza desapegada y objetiva. Por lo tanto, el 7 es muy compatible con el 6, compatible con el 4, neutral con el 5, parcialmente incompatible con el 2 y 3 e incompatible con el 1.

8

DraggedImage_8.png

Nombre asociado al número: मैत्र Maitra: “Amigable”. Estar en paz y armonía con las cosas del mundo material y encontrar equilibrio. Indagar en lo desconocido e integrar lo nuevo.

Significado del Símbolo: Este símbolo representa la cabeza del demonio Svarbhānu quien fue cortado por el sudarshan chakra de Vishnu en la leyenda del origen del mundo. En esta historia el disco de Vishnu representa a la eclíptica que corta al demonio que se coloca entre el Sol y la Luna para recibir el néctar de la inmortalidad y convertirse en un planeta (para más información leer esta historia). Esto último alude a la posición astronómica en donde ocurren los eclipses. La cabeza simboliza la dirección evolutiva de la conciencia humana en su curso por la experiencia mundana. Este símbolo representa el movimiento descendente de la conciencia hacia la identificación y deseo de experiencias en el plano de los fenómenos. Se le llama nodo norte debido a que la intersección de la órbita lunar con la eclíptica siguen su movimiento ascendente, desde el sur al norte de la eclíptica.

Principio Evolutivo: Rahu no gobierna una etapa de vida como los otros planetas ya que como dijimos anteriormente, es un planeta sin cuerpo y por lo tanto no gobierna una realidad física. Rahu representa la razón principal por la cual hemos encarnado y es la fuerza que mueve nuestra evolución espiritual. Si bien Rahu no gobierna una etapa específica de vida, podríamos decir que las rige todas, ya que es el motor detrás de toda experiencia significativa. El principio evolutivo de Rahu es llevarnos hacia lo desconocido y enfrentarnos con experiencias nuevas en donde carecemos de experiencia. Los nodos lunares siempre operan juntos y no debemos olvidar que aunque Rahu nos sumerge en el mundo físico, Ketu esta siempre presente para revelar el aprendizaje interior que resulta de esa experiencia. Cabe señalar que la edad de maduración de Rahu ocurre a los 42 años, que es comúnmente cuando las vidas de las personas dan un giro inesperado, produciendo una sensación de perdida del control producto de la inexperiencia e ignorancia respecto a lo que está sucediendo. La maduración de Ketu se produce a los 48 años, siendo el último planeta en madurar, lo cual nos indica que entre los 42 y 48 años tenemos las experiencias mas transformadoras. 

Forma: Geométricamente el 8 es representado en el octágono que al igual que el heptágono produce un traslape al ampliar la figura desde sus bordes. Esto indica insatisfacción de lo interno con lo externo pero a diferencia del 7 las figuras formadas por el traslape (trapezoidales) son equilibradas. Podemos interpretar esto como un símbolo de un balance externo producido por la integración de experiencias nuevas pero que no producen balance o coherencia interna.

Cuando extendemos los bordes y aristas del octágono obtenemos varias formas. La primera, uniendo las aristas interiores nos da 8 triángulos isósceles que tienen su base el centro de la figura y simbolizan energía interior dirigida al exterior. La segunda, uniendo aristas a 180º una de otra, nos da 8 triángulos isóceles que apuntan al centro de la figura. Esto da al octágono una gran capacidad de materializar por medio del poder y la energía dirigida. La tercera, da dos cruces interlazadas que indican que el octágono posee las cualidades duplicadas de crear seguridad de manera expansiva al igual que el cuadrado. La cuarta, da una estrella de 8 puntas creada de 2 cuadrados interlazados que indica un potencial energético para producir seguridad y poder interior. En todas estas variantes donde se cruzan dos figuras es importante recalcar que esto agrega un factor de desequilibrio o inestabilidad, por eso el octágono simboliza una constante búsqueda de estabilidad y seguridad que requieren movimiento y cambio para avanzar.

Compatibilidad: Rahu (nodo norte) según los principios de la astrología védica no posee una realidad física y por tanto las reglas de amistad planetaria no aplican. Sin embargo podemos decir que Rahu amplifica y externaliza las cualidades de los planetas con los que se vincula, y que es una fuerza que nos conduce a tener nuevas experiencias y evolucionar . Por lo tanto el 8 es un número que tiene el potencial de manifestación física más fuerte pero no colabora bien si tiene que estar por debajo de otros números. Tiende al liderazgo y a actuar de manera rebelde e independiente ya que Rahu en la corte de los planetas es considerado un paria. 

9

DraggedImage_9.png

Nombre: परम मैत्र Parama Maitra: “La mas elevada amistad”. La forma mas elevada de la conexión con la vida y el Todo. Integrar los aspectos desconocidos para perfeccionar la percepción y encontrar liberación y paz interior.

 Significado del Símbolo: Este símbolo representa el cuerpo del demonio Svarbhānu quien fue cortado por el sudarshan chakra de Vishnu en la leyenda del origen del mundo. En esta historia el disco de Vishnu representa a la eclíptica que corta al demonio que se coloca entre el Sol y la Luna para recibir el néctar de la inmortalidad y convertirse en un planeta (para más información leer esta historia). Esto último alude a la posición astronómica en donde ocurren los eclipses. La cola o cuerpo del demonio simboliza la dirección involutiva de la conciencia humana en su curso por la experiencia mundana. Este símbolo representa el movimiento ascendente de la conciencia hacia la desidentificación y desapego de experiencias en el plano de los fenómenos. Se le llama nodo sur debido a que la intersección de la órbita lunar con la eclíptica siguen su movimiento descendente, desde el norte al sur de la eclíptica .

Principio Evolutivo: Ketu al ser un planeta sin cuerpo, no gobierna una etapa de vida como los otros planetas y por lo tanto, no gobierna una realidad física. Ketu representa la liberación espiritual y el perfeccionamiento de cualquier área de la vida, sus etapas finales. Sin embargo requiere de la influencia de Rahu para completar lo que falta, que comúnmente es experiencias opuestas y complementarias a la naturaleza indicada por Ketu. Es por esto que su principio evolutivo es tanto mantener y perfeccionar lo aprendido en vidas pasadas cómo perder interés en ello para poder explorar y atender otros asuntos. La edad de maduración de Ketu es a los 48 años, en donde maduramos espiritualmente y comenzamos a integrar las nuevas experiencias vividas por medio de Rahu y perfeccionar nuestra comprensión y percepción del mundo y nosotros mismos.

Ketu tiende a ser conservador y controlado por lo que necesita a Rahu para producir un desequilibrio y caos que le permita integrar lo que le falta.

Forma: Geométricamente el 9 es representado por un nonágono, y al igual que el 7 y el 8, la extensión de la figura produce un traslape, es decir, una carencia o limitación en el plano físico de representar lo interno. En el caso del nonágono encontramos una particularidad. Es el único entre el heptágono y octágono que genera una estrella que sólo aparece en el interior. Esto indica que la liberación y plenitud del camino tiene que ver con encontrar algo que solo se encuentra dentro, y que no se puede encontrar en el mundo de los fenómenos; el alma ó consciencia. 

Compatibilidad: Ketu (nodo sur) según los principios de la astrología védica no posee una realidad física y por tanto las reglas de amistad planetaria no aplican. Ketu intensifica e internaliza las cualidades de los planetas con los que se vincula, y que es una fuerza que nos conduce a la vida espiritual y a la liberación. El 9 es un número de perfeccionamiento y liberación, con una fuerte tendencia a profundizar y llevar a los demás números a un alto grado de refinamiento.

Check Related Posts