Energía Femenina y Masculina

By Horyu Kinen
Desarrollo Personal , Relaciones 2 comments

Introducción al desequilibrio energético en la Era Moderna

Hoy en día existen muchísimos problemas entre hombres y mujeres a la hora de tener una relación sana. Las influencias culturales han distorsionado nuestra percepción de los principios de la energía femenina y masculina causando algunos inconvenientes a la hora de vincularnos y sentirnos satisfechos con nuestras relaciones. Las injusticias basadas en el sexo se han ido superando gradualmente. Sin embargo estos avances en la justicia entre hombres y mujeres se han confundido con con el concepto «igualdad». Justicia e igualdad son conceptos diferentes. La justicia es garantizar derechos y deberes para todos, y la igualdad de géneros es un invento moderno. Para poder comprender cómo llegamos a las confusiones entre hombres y mujeres en la modernidad debemos estudiar la historia y algunos personajes claves que han moldeado nuestro lenguaje y en consecuencia nuestro pensamiento.

Los padres de la ideología de género

Antes de que el sexólogo John William Money inventara los conceptos de identidad de género y roles de género al rededor de 1950, el mundo sólo diferenciaba a hombres y mujeres por su sexo biológico y temperamento. John Money publicó diversos textos sobre Transsexualismo y Reasignación de Sexo, y en otros artículos y entrevistas validó la pedofilia diciendo: «si hay amor no la consideraría patológica en ningún sentido», también realizaba operaciones de reasignación de sexo a niños, incluyendo el controvertido caso de los mellizos Reimer, a quienes hacía realizar actos sexuales entre ellos para sus estudios. En la misma época el biólogo y entomólogo Alfred Kinsey impulsó conceptos como la fluidez de género y el género como constructo social basándose en las ideas de John Money. Alfred Kinsey desde temprana edad se castigaba por tener pensamientos eróticos con otros hombres, y a pesar de estar casado convenció a su mujer de tener sexo con otras personas para justificar su amorío con su alumno Clyde Martin. Durante sus investigaciones Alfred invitaba a sus colegas de trabajo a participar en actos sexuales en su ático, donde filmaba los actos que luego utilizaba para su investigación. Luego se descubrió que guardaba material pornográfico y que sus supuestas entrevistas a parejas casadas era fraudulenta, y que en realidad había entrevistado a convictos por crímenes sexuales, prostitutas y una desproporcionada cantidad de hombres homosexuales en sus reportes sobre la sexualidad en el matrimonio. Además Alfred Kinsey realizó experimentos sexuales en niños y niñas e incluso infantes de sólo meses de edad contabilizando los orgasmos inducidos. En el 2019 Alfred Kinsey pasó a la muralla honorífica del movimiento LGBTQ+ catalogándolo como «pionero, precursor y héroe» nacional. 

Lo importante de conocer a John Money y Alfred Kinsey es reconocer a quienes introdujeron los conceptos que impulsaron el actual movimiento LGBTQ+ y el feminismo radical. Estos dos movimientos cristalizan lo que transcurrió durante los últimos 70 años de nuestra historia, donde confundimos el género, identidad de género ú orientación sexual con sexo biológico, hablamos de los roles como «constructo social» en vez de vinculados a la naturaleza del sexo, y finalmente amparamos todo esto bajo el alero de la fluidez y la inclusividad. El feminismo radical tomó las palabras de Kinsey quien ofrecía «liberación sexual a la mujer» y junto con ello desmantelaron las cadenas opresivas de los roles impuestos por los hombres. La habilidad de la ideología de género fue infiltrarse en el justificado sentimiento de injusticia que vivían las mujeres de la época viendo que no gozaban de los beneficios de la modernidad y avance tecnológico como lo hacían los hombres, quienes pasaban mas y mas horas en el trabajo y la cuidad. Su astucia fue tomar este sentimiento y esconder su retorcida ideología detrás de la lucha por la «igualdad» que en un comienzo significaba justicia e igualdad de oportunidades, luchaban por disfrutar de las nuevas libertades y beneficios que traía la era industrial y la tecnología, pero lentamente se transformó en «hombre y mujeres debemos ser iguales». Aquí es donde la ideología de género puede prosperar, en un entorno de ambigüedad y desnaturalización. Con esta actitud de profunda indignación las mujeres obtuvieron la merecida justicia, pero no se detuvieron ahí. Motivadas por la ideología de género continuaron la lucha y así surgió la posibilidad de la total independencia económica y sexual, donde los hombres no son necesarios. Esto fue mutando la igualdad de oportunidades a la igualdad de resultados. Con esta mentalidad general las mujeres abandonaron sus matrimonios, representando mas del 80% de los divorcios y así se quebraron masivamente las primeras familias al rededor de los años 80. Criar hijos como madres solteras no sólo era posible sino la marca de «una mujer fuerte e independiente», y los padres pasaban a ser un simple cheque de manutención al comienzo de cada mes. Esta visión no quiere decir que los hombres por su parte fueran inocentes o que no cometieran errores en el camino, pero si estamos hablando a nivel conceptual y general lo que hoy se ha masificado producto de estas ideologías es la desnaturalización de los roles, que no son influencias culturales sino tendencias genéticas. Es importante mencionar también que una persona que no encaja con la mayoría en su orientación tendrá otra, pero será también natural y ligada a su cuerpo, siempre y cuando no se le haya adoctrinado ideológicamente antes.

Una visión orgánica y natural del sexo y temperamento

A través de la astrología védica he descubierto una fuente de información que describe los principios  de lo femenino y masculino sin prejuicios culturales ni sesgos sociales. Estos conocimientos vienen de la naturaleza del Sol y la Luna representadas como energías en los seres humanos. Hay que entender que tanto hombres como mujeres y homosexuales poseen ambas energías, pero las mujeres funcionan principalmente desde el femenino, los hombres desde el masculino y los homosexuales desde la energía que tengan mas desarrollada. Por lo tanto, para funcionar natural y armónicamente con una pareja debemos conocer la naturaleza fundamental de ambas energías en la forma más pura y saludable posible. 

El mundo moderno es un mundo extremadamente masculinizado en su orientación y extremadamente  en su energía. La orientación masculina es poner a toda la sociedad con un foco en metas, logros y éxito, y la feminización tiene que ver con priorizar los sentimientos por sobre los hechos o la lógica. La energía femenina está siendo ignorada y maltratada tanto en hombres como mujeres, y prueba de ello es el deplorable estado de la madre tierra y los abusos que sufren hombres y mujeres. En vez de equilibrar ambas energías nos hemos convertido en hombres y mujeres que no valoran lo femenino y todo lo que representa. Hemos malinterpretado el verdadero origen de los problemas en las parejas, atribuyéndolo a miles de razones menos la razón del equilibrio energético. La sociedad se ha vuelto híper sensible emocionalmente a la vez que nos enfocamos mas en la comodidad y la imagen, lo cual se resume muy bien en las interacciones en las redes sociales. 

Una de las principales causas que nos confunden para interpretar nuestros problemas vinculares correctamente es la fijación con la idea de que mujeres y hombres “tenemos que ser iguales”, nuevamente confundiendo igualdad con justicia. Es así que de pronto tenemos mujeres que por llevar esta idea al extremo se ofenden cuando un hombre es atento abriéndoles la puerta u ofreciendo pagar la cuenta del restaurante o bien tenemos hombres que exigen que la mujer pague la mitad de las cuentas. Estos son solo unos pocos ejemplos, pero luego de leer este artículo podrás comprender por que esta lógica no le hace bien ni a hombres ni a mujeres. Para sacar un mayor provecho de esta información te pido que te abras a la idea de que hombres y mujeres no somos iguales y que eso está perfectamente bien, porque desde nuestra esencia existe una armonía natural. Ahora nos vamos a adentrar en una descripción energética de estos principios y podrás entender mejor la raíz de la mayoría de los conflictos y desencuentros que experimentas en tu relación con el sexo opuesto. 

Antes de continuar y correr el riesgo de ofender a las mujeres y los hombres con las declaraciones que siguen, es aconsejable aclarar lo siguiente: Mujeres y Hombres estamos hechos de dos energías, las mismas dos energías, con una sutil pero importante diferencia. Típicamente una mujer es al menos 51% mas femenina que masculina y un hombre promedio es al menos 51% más masculino que femenino. Hay variaciones por supuesto, pero cada uno que lea este artículo debe hacer el ejercicio de ver cual predomina. Si eres mujer y predomina la energía masculina en ti o si eres hombre y predomina más la energía femenina, este artículo definitivamente te va a ayudar. Si la proporción que tienes es relativamente equilibrada vas a comprobar y reafirmar tu percepción en este tema.

En los antiguos textos de astrología védica se dice que la esencia del hombres está mas determinada por el Sol, el planeta mas masculino, y la esencia de las mujeres por la luna, el más femenino. Cuando se describe la naturaleza de cada energía se habla de dos conceptos transversales: La capacidad del hombre y la autoestima de la mujer. 

La capacidad como concepto asociado al hombre sintetiza la función principal o rol que tiene el hombre en sus relaciones y en su vida personal. Su rol es ser productivo y proactivo para progresar y asegurar el éxito. Su búsqueda es ser mas capaz, más hábil, mas atractivo, mas poderoso, etc. Generalmente la proactividad y productividad del hombre viene de un impulso natural hacia la acción, la creación y la competencia. Todas estas cualidades promueven la tendencia hacia el perfeccionamiento, la solución de problemas y la optimización, lo cual conduce a una mayor capacidad en el futuro. La finalidad más elevada de tener una mayor capacidad y más recursos es la protección y el bienestar de la mayoría. Esto a su vez produce un liderazgo fuerte, generoso y constructivo para todos. Sintetizando podríamos decir que el hombre es un ser aspiracional y enfocado en optimizar el uso de los recursos en beneficio de la mayoría.

La autoestima como concepto asociado a la mujer determina la capacidad que tiene para sentirse bien consigo misma, merecedora, digna de amor y de aprecio en sus relaciones. Esto se basa en sus atributos valóricos y físicos. Su rol es nutrir este sentimiento de valor intrínseco en sus relaciones, crear espacios seguros basados en el respeto, el amor y la colaboración. Todas estas cualidades promueven la tendencia hacia el respeto, el cariño y la armonía, lo cual conduce a una mejor autoestima en el futuro. La finalidad mas elevada de tener una mejor autoestima es poder amar y cuidar de otros sin sentir carencias personales. Es por esto que son las mujeres las elegidas naturalmente para gestar, nutrir y crear un entorno amoroso para los bebés. Sintetizando podríamos decir que la mujer es un ser relacional y enfocado en generar instancias de unión afectiva para mejorar la autoestima y auto-cuidado de la mayoría.

Si analizamos estos dos conceptos nos daremos cuenta que tenemos objetivos distintos, complementarios y necesarios para la vida. Si miramos la función masculina y femenina desde la perspectiva de un(a) hijo(a), nos daremos cuenta que no podemos desarrollarnos bien sin la nutrición y vínculo afectivo con la madre y tampoco podemos prescindir de la protección y la guía concreta del padre. Si nos falta la madre, nuestra autoestima se altera y no nos sentiremos merecedores de amor, abundancia, respeto, etc. Si nos falta el padre, nuestra capacidad se altera y no nos sentiremos capaces de asumir responsabilidades, de cuidar de otros, proteger, tener metas y alcanzarlas con proactividad y creatividad, etc. Ahora bien, existen muchos niños que tienen ambas cosas y solo cuentan con uno de sus progenitores, y la razón es que ese progenitor a logrado un equilibrio y provee ambas energías. Esto no es ideal, y nunca será igual de efectivo que contar con ambas figuras, por no decir lo agotador y demandante que será criar a un hijo sin el complemento de un compañero(a).

Una de las principales causas de conflicto entre hombres y mujeres proviene de la infidelidad y los celos. La infidelidad como tema da para mucho, y existen múltiples causas para que ocurran, pero en este artículo nos interesa la causa que tiene que ver con la falta de comprensión y comunicación con el sexo opuesto. Hombres y mujeres pueden ser infieles, pero por motivos diferentes. Para poder ceñirnos a información útil para mejorar nuestras relaciones vamos a imaginar a una pareja ficticia que tiene una relación sincera en donde ambos quieren que la relación tenga éxito, sin embargo, son infieles. La mujer en este caso es infiel porque ha establecido en su mente que el hombre no es suficientemente capaz de dar y hacerla  sentir valorada por lo que ella es, y además, lo ve indeciso, inactivo, sin metas claras, sin ambición, y sin claridad o capacidad para manifestar lo que quiere. El hombre en este caso es infiel porque considera que su mujer no vale todos los esfuerzos que tiene que hacer para estar con ella, y además, no ve que su mujer se quiera, se respete y se cuide a si misma, la ve incapaz de ser receptiva o valorar lo que el le da o lo que propone hacer con ella. Por lo tanto, es más fácil para una mujer abandonar o engañar a un hombre que no invierte energía en la relación, que es ambiguo con lo que quiere y que no valora, aprecia o respeta a su mujer por lo que ellas es. Por su parte, para un hombre es más fácil abandonar a una mujer que no se quiere, que no es receptiva, que no cuida su apariencia, y que lo critica constantemente por sus acciones. Podríamos decir que estas son las tendencias más «mata-pasiones» que puede hacer cada uno en su rol a nivel energético. La infidelidad es simplemente salir a buscar la energía complementaria en otra relación porque la pareja ya no la provee y no hay claridad de como arreglar el asunto.

Si una mujer está con un hombre que da más de lo que ella necesita, ella podrá estar feliz y se sentirá bien consigo misma y con la relación, y él se sentirá útil y capaz de dar lo que ella necesita, recibiendo aprecio y gratitud y de esta forma estará feliz con la relación. Cuando imaginamos la situación a la inversa nos encontramos con un problema. Cuando la capacidad del hombre no alcanza para que la mujer se sienta querida y valorada, la autoestima de ella baja y comienza a quejarse, con lo cual él sentirá que es mucho trabajo estar con ella y terminará alejándose, entonces ella comprobará que él no la ama. Es por esta razón que el antídoto está en que la mujer sepa elegir a un hombre suficientemente capaz para poder estar feliz. Esto está reflejado en forma muy evidente en la selección natural del ovulo con los espermios. El principio femenino elige al más capaz entre miles de candidatos insuficientes. Recordemos el dicho “el hombre propone, la mujer dispone”. Hay una gran verdad encerrada en este proverbio popular. El poder de una mujer para estar feliz con su pareja radica en hacer un buen «casting» y elegir a un hombre capaz para sus estándares. Esto pone de manifiesto que es la mujer la que tiene la responsabilidad inicial y más fundamental en la relación y el hombre tiene la responsabilidad de cumplir con sus promesas al ser elegido. Luego veremos como los condicionamientos sociales y culturales modernos atentan contra un buen proceso de selección y por ende, debilitan la probabilidad de éxito de las relaciones.

El hecho a nivel energético es que comunmente las mujeres se realizan y se sienten bien cuando reciben y cuando se vinculan, y los hombres cuando dan y cuando crean. Esto no significa que los hombres no se sientan bien recibiendo o las mujeres no se sientan bien dando, ya que hombres y mujeres estamos hechos de una mezcla de ambas energías. Para dar un ejemplo podemos decir que los hombres pueden concebir una vida enfocada en la creación en donde el receptor de su creación sea la humanidad, la sociedad, un partido político, una causa, un proyecto, etc. Es por esto que mientras un hombre esté dando y alguien esté recibiendo lo que da, puede sentirse bien sin una relación de pareja, aunque obviamente a muchos les parecerá más interesante tener una relación. Por otra parte, las mujeres que se quieren realizar a través de una relación necesitan recibir, ser valoradas y apreciadas por lo que son en esencia. El mejor lugar para hacer esto es una relación de amor, especialmente las de pareja, aunque también puede darse desde la amistad, el vínculo con la naturaleza o causas sociales y de beneficencia. Esta es la verdadera razón de que las mujeres estén mejor sintonizadas con el amor que los hombres, y además, que dependan más de las relaciones afectivas para sentirse plenas. En la era moderna se les repite a todas las mujeres que deben ser independientes y autónomas, y eso siempre está bien, pero se ha entendido en muchos casos como “no recibas nada de un hombre porque vas a depender de el y luego te pueden dejar, abusar o manipular” o “vas a quedar en deuda con el”. Esto genera desconfianza de los hombres (justificada o no) y alimenta un espíritu competitivo que no ayuda a las mujeres a conectarse con su esencia. Como se mencionó anteriormente, el poder de una mujer está en hacer una buena elección de pareja, y si ella hace caso a su intuición femenina y sus sentimientos, lo hará bien y no sufrirá a manos de hombres incapaces o crueles.

Es importante mencionar el tema del feminismo como movimiento ya que es una clara manifestación de el desequilibrio energético en el que vivimos hoy. En un comienzo el feminismo fue un movimiento necesario y se lograron muchos avances en materia de derechos humanos y justicia que aún siguen mejorando cada día. En una fase secundaria del movimiento se comenzó a radicalizar, convirtiéndose en un movimiento que plantea que los hombres son los perpetradores de toda clase de abusos y las mujeres son las víctimas. Este tema será abordado en otro artículo más adelante ya que se deben citar las fuentes y las estadísticas que apoyan lo que estoy diciendo, pero en relación a este artículo sólo resumiré diciendo lo siguiente: El feminismo radical representa el exceso de energía masculina y la ausencia de energía femenina, y es por esto que es un movimiento fanático, rabioso, que no escucha, y que si bien alega buscar igualdad sólo hablan de quitar el supuesto poder que ostentan los hombres en lo que llaman un patriarcado. Si incorporara la energía femenina el feminismo radical sería realmente un movimiento que busca justicia para todos y no exclusivamente para las mujeres. Como dije anteriormente puedo demostrar esta posición en otro artículo. También puedo sugerirles que vean el documental «The Red Pill», creado por una feminista llamada Cassie Jaye que logra investigar la realidad del movimiento.

Ahora que hemos cubierto algunas bases y conceptos podemos adentrarnos en lo que plantea la astrología védica:

El Hombre Capaz y la Mujer con Autoestima

Ahora podemos definir cada energía en su estado natural y antinatural, siendo lo natural lo mas armónico y lo antinatural lo distorsionado por la mente, la cultura, la historia, etc.

La mujer con buena autoestima

Los antiguos textos astrológicos dedican capítulos separados al estudio de los horóscopos de las mujeres. Estos capítulos dan las directrices para determinar cómo la autoestima de la mujer determina si puede tener una relación sana. Estos textos nos indican lo siguiente:

Si una mujer se siente bien consigo misma tendrá varias características que le permitirán tener la mejor vida posible y, a la vez, atraer a un hombre saludable. Una mujer con buena autoestima escucha sus sentimientos, aceptándolos y actuando de acuerdo con ellos. Tiene el don de la intuición femenina y al seguirlo toma las mejores decisiones posibles. No hace nada que no se sienta bien en su interior. Confía en la vida y, por lo tanto, confía en su pareja y como resultado no lo regañará ni lo humillará. Es receptiva a un hombre que es sincero en su intento por estar con ella, pero no es receptiva a un hombre que solo quiere obtener o tomar cosas de ella. Cree en el amor de la pareja que ha elegido y no se siente amenazada por otras mujeres. Acepta los coqueteos y juegos de su pareja como actos de amor. Se viste de manera atractiva, disfruta de cuidar su apariencia física y sentirse bien consigo misma. Maneja bien el estrés y las dificultades de la vida porque se siente bien.

La mujer con baja autoestima

Si una mujer tiene poca o ninguna autoestima y no tiene una auto-imagen positiva, entonces tendrá las características que seguramente traerán circunstancias que la harán sentirse miserable, traicionada y mal consigo misma. Una mujer con baja autoestima no seguirá sus sentimientos, en cambio, tratará de resolver las cosas pensando. No sintiéndose bien consigo misma, tratará constantemente de compensar sus sentimientos de baja autoestima al contar lo genial que es en ciertas cosas o al contar sobre las dificultades que ella supuestamente ha trabajado. También hablará y se jactará de otros hombres que estaban «tan enamorados de ella”. También tendrá la tendencia a llenarse de actividades para no tener que experimentar sus sentimientos. Al ser incapaz de escuchar sus sentimientos y no confiar en la vida, se abandonará a sí misma después de cometer un error o al tomar malas decisiones, y se dirá a sí misma: ”sabía que no debería haber hecho eso». Al sentirse incapaz de creer que un hombre pueda quererla y amarla por lo que ella es, tenderá a tener relaciones sexuales con un hombre antes de sentirse segura y a salvo con él, y al mismo tiempo, no será completamente receptiva y abierta con él. Al no poder confiar en la vida, no podrá confiar en su pareja y, por lo tanto, lo molestará e intentará controlar sus acciones o degradar sus intentos en lugar de estar agradecida de sus esfuerzos. Como no se siente bien consigo misma, no querrá experimentar la vulnerabilidad de sentirse amada y estará cerrada ,poniendo resistencia en vincularse emocionalmente con su pareja. En cuanto a su apariencia se irá a los extremos de; no cuidar su apariencia; cuidar excesivamente su apariencia, o vestirse provocadoramente. Al no sentirse bien consigo misma y desconfiar de la vida, no manejará bien el estrés cotidiano y hará un gran drama de todo o caerá en depresión. Finalmente, y tal vez el mayor daño para ella misma es que no dirá lo que siente, sino que dirá lo que piensa que los demás quieren escuchar o dirá lo que piensa, lo que a menudo está muy lejos de lo que está sintiendo. No honrando sus sentimientos, ella no le da a su pareja la oportunidad de honrarlos y, por lo tanto, amarla y apreciarla. La autoestima no es un asunto blanco y negro, la mayoría de las mujeres tienen una autoestima funcional, por lo que tendrán una combinación de las cualidades mencionadas.

El astrólogo necesita saber cómo determinar si una mujer está lo suficientemente sana emocionalmente como para justificar la atención del hombre sincero, o si su autoestima es tan baja que no podrá tener una vida sana y una relación agradable, incluso si el hombre perfecto fuera a venir. Cuanto más se quiere y respeta la mujer, más fácil es la relación (es decir, por supuesto, si el carácter del hombre coincide con su autoestima). Cuanto menos se quiera la mujer, la relación requerirá mayor mantenimiento.

El hombre con suficiente capacidad

La capacidad de un hombre para tener una buena relación, así como una vida feliz, depende de su capacidad para actuar de una manera productiva y exitosa. Cuando un hombre quiere tener una relación con una mujer, tiene que actuar de tal manera que asegure el éxito de la relación. Según lo antiguos textos astrológicos hay varios pasos para actuar exitosamente:

  1. El Hombre primero debe saber lo que quiere, y debe apreciar sus limitaciones con respecto a obtener lo que quiere y lo duro que está dispuesto a trabajar para ello.
  2. Entonces debe poder pedir lo que quiere, honesta y claramente.
  3. Si su solicitud es denegada, debe pensar en lo que puede hacer para que se le otorgue su solicitud.
  4. Si su solicitud es aceptada, debe actuar solo de acuerdo con lo que solicitó y no tomarse libertades adicionales.
  5. Todo lo que ha pedido que sea concedido con un «sí» se convierte en una promesa que debe cumplir, a menos que la mujer cambie de opinión sobre el cumplimiento de la promesa, en cuyo caso debe aceptar un “no» sin sentirse frustrado o herido, y si todavía desea cumplir su deseo, debe pensar en lo que puede hacer para que su solicitud sea concedida.
  6. En el caso de que algunas circunstancias imprevistas impidan que el hombre cumpla con su promesa, debe hacer lo que sea necesario para que la mujer sepa que él es confiable y que hizo todo lo posible para cumplir con sus planes y su palabra con la mujer.

Es cuando el hombre falla en cualquiera de estos pasos que la relación falla. Debe seguir estos pasos no solo en su relación, sino también en su carrera y sus esfuerzos financieros.

El hombre incapaz

Lo más importante al hablar de un hombre incapaz es recordar que esta definición de capacidad siempre es en relación a algo, es decir, la incapacidad depende de lo que se espere de dicho hombre. Por eso cuando nos referimos a una relación, es la autoestima de la mujer la que determina si un hombre es capaz o incapaz. Ahora, un hombre por si mismo, es incapaz cuando no puede cumplir con sus propias expectativas.

Un hombre incapaz en relación con una mujer tendrá las siguientes características:

  1. No sabrá lo que quiere o tendrá dudas y será indeciso y cambiante con lo que desea. Creerá que puede lograr mas de lo que realmente logra y pensará que es culpa de la mujer por exigir y demandar tanto. Querrá obtener lo que quiere dando poco o nada a cambio o dando menos de lo originalmente prometido.
  2. Exigirá lo que quiere ya que sentirá que ha hecho demasiado por obtenerlo. Será vago en sus solicitudes, impaciente y mentirá si es necesario.
  3. Si su solicitud es denegada reaccionará mal, alegando que ella es imposible de complacer. En algunas instancias incluso puede volverse agresivo y faltarle el respeto a la mujer, ignorando los límites que ella puso.
  4. Si su solicitud es aceptada, intentará tomar más de lo que pidió ya que siente que lo que ha prometido tiene un costo muy alto para lo que recibirá.
  5. Todo lo que ha pedido que sea concedido con un «sí» se convierte en una carga que siente que le van a cobrar, y por lo tanto buscará formas de manipular u olvidar sus promesas. Si ella cambia de opinión se enojará y pedirá alguna forma de retribución.
  6. En el caso de que algunas circunstancias imprevistas impidan que el hombre cumpla con su promesa, aprovechará esa circunstancia para excusarse de sus responsabilidades y compromisos con la mujer.

Capacidad y Autoestima Homosexual

Examinar la habilidad de sentirse feliz en una relación homosexual, ya sea hombre o mujer, es igual que para una persona heterosexual con una sola diferencia: primero se debe determinar si la persona tiene una mayor habilidad para ser feliz en el rol masculino o femenino.

Si los factores de capacidad masculina son más saludables, la persona será más capaz de ser feliz desempeñando el papel masculino en la relación y tendrá mas dificultad para ser feliz y causará más problemas en sus relaciones cuando se ponga en el papel femenino. Es mejor que busquen un compañero que tenga una autoestima femenina más sana.

Si los factores de autoestima femenina son más saludables, la persona será más capaz de ser feliz desempeñando el papel femenino en la relación y luchará más con su felicidad y causará más problemas en sus relaciones cuando se ponga en el papel masculino. Es mejor que busquen un compañero que tenga factores de capacidad masculina más saludables.

Las personas homosexuales, en la mayoría de los casos, son más proclives a conectarse con el masculino y femenino en si mismos. Por lo tanto, no están tan dispuestos a tener roles masculinos o femeninos tan definidos en sus relaciones. Como resultado, el más débil de su capacidad masculina y/o el más débil en su autoestima femenina siempre limitará el grado de felicidad posible, por lo tanto, para las personas homosexuales, es recomendable desarrollar sus debilidades energéticas o de lo contrario las relaciones tenderán a ser mas complejas y frustrantes.

Ejemplos de nuestras diferencias

Para poder llevar una buena relación con el sexo opuesto considero que lo primero es aceptar que somos diferentes y que eso está bien, que tiene un sentido. Luego, es recomendable abrirse para intentar comprender la lógica interna de nuestra contraparte y así, convertirnos en políglotas energéticos, capaces de entender y de hablar el lenguaje del otro. En los siguientes ejemplos hablo de hombres y mujeres pero esto es sólo para simplificar los ejemplos. En realidad cuando digo hombres me refiero a «personas que usan mas su energía masculina» y cuando digo mujeres me refiero a «personas que usan mas su energía femenina».

¿Cómo discernimos la realidad?

Los hombres disciernen la realidad primero a través del pensamiento. Su principal objetivo es crear, y para poder crear debe comprender la relación concreta entre los distintos elementos a utilizar. 

Las mujeres disciernen la realidad primero a través del sentimiento. Su principal objetivo es establecer relaciones, y para poder generar vínculos debe ser receptiva a los sentimientos de los demás y conectarse con los propios sentimientos para establecer el nivel de afinidad y unión posible.

¿Cómo nos vinculamos con los demás?

Los hombres se vinculan cuando dan e invierten su tiempo, energía y recursos en una persona.   Es por esto que los hombres hacen regalos, invitaciones, gestos y favores cuando se quieren vincular con alguien. 

Las mujeres se vinculan cuando reciben y valoran lo que comparten. Es por eso que las mujeres hacen panoramas, organizan instancias de conexión y comentan lo valioso o importante que ha sido para todos lo que han vivido juntos.   

¿Cómo nos sentimos amados?

Los hombres se sienten amados cuando son respetados por lo que piensan y por lo que hacen. Por esta razón los hombres suelen tener dificultades para escuchar críticas de sus acciones, especialmente si el mensaje implica que no han sido útiles o que han causado más mal que bien.

Las mujeres se sienten amadas cuando son respetadas por sus sentimientos y por ellas mismas. Por esta razón las mujeres suelen sentir temor al mostrar sus emociones con personas que no las han respetado o escuchado en el pasado. En general les cuesta más escuchar las opiniones cuando se refieren a su mundo emocional o su aspecto.

¿Cómo nos enamoramos?

Los hombres se enamoran de su pareja cuando están lejos de ella. La razón de esto tiene que ver con que el foco masculino es dar, y para poder dar algo de valor los hombres necesitan enfocarse en el mundo que los rodea. Cuando están obteniendo algo de valor en el mundo recuerdan que pueden volver con sus parejas y hacer algún aporte nuevo y demostrar su amor de manera concreta. Al estar lejos de sus parejas los hombres pueden sentir el valor de su relación con mayor facilidad porque ya han liberado parte de la energía enfocada en la acción, y eso los hace mas receptivos desde el femenino. Los hombres se enamoran recordando.

Las mujeres se enamoran de su pareja cuando están con él. La razón de esto es que el foco femenino es recibir, y para recibir es necesario un encuentro en donde poder compartir y asignar un valor a lo recibido. Cuando las mujeres tienen motivos para agradecer se sienten valiosas para sus parejas y desde esa posición sienten que pueden expresar su amor desde la seguridad. Las mujeres se enamoran proyectando.

¿Cómo llegamos al bienestar y la eficacia?

Los hombres se sienten bien cuando hacen las cosas bien o cuando hacen cosas buenas. Esto quiere decir que el bienestar del hombre está estrechamente vinculado con ser útil y realizar buenos aportes a los demás. Cuando un hombre tiene la autoestima baja, debe hacer algo valioso con su tiempo y energía y de esa forma se sentirá mejor consigo mismo.

Las mujeres hacen las cosas bien o hacen cosas buenas cuando se sienten bien. Esto quiere decir que las mujeres necesitan recibir cosas que las hacen sentir bien e invertir en su bienestar para poder ser un aporte positivo y beneficioso para los demás. Cuando una mujer tiene la autoestima baja debe recibir o darse a si misma lo que necesita para sentirse mejor y luego hacer lo que necesita hacer.

¿Qué buscamos cuando pedimos retroalimentación de la pareja?

Cuando el hombre pregunta por los pensamientos de su mujer sobre algún asunto personal, está pidiendo una opinión constructiva, una sugerencia o bien quiere saber sobre la importancia relativa de lo que están preguntando. Es aconsejable que se le de una respuesta honesta sobre lo que esta preguntando ya que es esto lo que el hombre busca generalmente.

Cuando la mujer pregunta por los pensamientos de su pareja acerca de algún asunto personal, realmente está preguntando si él la ama a la luz del asunto personal que tienen en mente; no está pidiendo sugerencias constructivas. La respuesta que debe dar el hombre es la respuesta que la hace sentir amada y apreciada, no los hechos, ya que no son los hechos por lo que ella está preguntando. Generalmente las mujeres tienen claros los hechos antes de preguntar, y la pregunta suele surgir con una motivación afectiva mas que objetiva.

¿Que nos pasa cuando nos enojamos?

Cuando los hombres se enojan, es en realidad su lado femenino el que está saliendo a la superficie de una manera negativa como resultado de su lado masculino que no tiene la suficiente confianza para manejar la situación. Por lo general los hombres se enojan porque están frustrados con su propia capacidad para resolver un problema o enfrentar una situación. Es aconsejable acoger y reconfortar al hombre para darle seguridad de que podrá encontrar la forma de resolver la situación.

Cuando las mujeres se enojan, en realidad es su lado masculino que está saliendo a la superficie de una manera negativa como resultado de sus sentimientos lastimados y deshonrados más allá de su capacidad de auto-aceptación. Por lo general las mujeres se enojan cuando han sido humilladas, maltratadas, ignoradas o desatendidas a tal punto que les cuesta sentirse bien consigo mismas. Es aconsejable que se reconforte a la mujer recordándole su valor y las cualidades mas importantes para ella.

¿Cómo sanamos las relaciones?

Cuando los hombres tratan de sanar una relación, se acercarán a su mujer con una oferta, idea o sugerencia positiva. Esto hace que la mujer tenga información para proyectar un buen futuro y así sentirse segura. El hombre trata de dar lo que esta faltando en la relación o bien prometer que lo que falta llegará en algún momento. La razón de esto es que para las mujeres es esencial sentir que pueden proyectar un buen futuro con su pareja para sentirse en paz en la relación. Para que esto se cumpla debe recibir compromisos honestos y concretos del hombre.

Cuando las mujeres tratan de sanar una relación, se acercarán a su hombre con las razones que muestran que la relación es imposible, los argumentos de por qué no deben estar juntos o las cosas que no funcionan en la relación. Esto hace que el hombre tenga información de cuales acciones hacen que ella se sienta mal y así poder corregir sus errores. La razón de esto es que para los hombres es fundamental saber donde están los problemas para poder arreglarlos. Para que esto se cumpla debe recibir información honesta y genuina de la mujer.

¿Cómo mentimos?

Cuando los hombres mienten, mienten al otro primero y luego se explican a sí mismos por qué está bien haber mentido y lo que harán para compensar esto último. Los hombres mienten a otros primero porque quieren obtener algo de lo que no se pueden hacer responsables realmente o bien quieren mejorar su imagen sin merecer tal mejoría. Entonces luego se prometen a si mismos mejorar para hacerse cargo de su responsabilidad y así la mentira no habrá sido realmente una mentira. Luego suelen olvidar su compromiso interior lo cual los hace sentirse frustrados, lo cual los hace volver a mentir para obtener lo que necesitan para sentirse mejor. Las mentiras acaban cuando el hombre se siente capaz de obtener lo que necesita de manera honorable y justa. Los hombres suelen decir la verdad cuando otras personas los obligan a ser mejores o les muestran lo bajo que han caído.

Cuando las mujeres mienten, primero se mienten a sí mismas en un esfuerzo por sentirse bien consigo mismas y luego, como resultado, mienten a otros. Las mujeres se mienten a si mismas primero en un intento por evitar aquellos pensamientos que las hacen sentir mal y así se auto-convencen de que fue su percepción o su interpretación lo que estaba errado y no su realidad. Aceptar que es su realidad el problema suele ser mas doloroso que cambiar el relato con los demás, lo cual les va dando la sensación de que quizás no están tan mal como pensaban porque encuentran acogida y aceptación de su historia. Las mentiras acaban cuando la autoestima de la mujer en si misma las hace sentir que mentir más sería rebajarse o que sería demasiado indigno seguir con esa situación. Las mujeres suelen decir esas verdades cuando encuentran a otras personas que se sienten igual o han vivido lo mismo que ellas.

¿Qué queremos transmitir al hablar de nosotros mismos?

Cuando los hombres dicen cosas grandiosas acerca de ellos mismos, están revelando las verdades que desean realizar y que están intentando realizar, pero que aun no han logrado completamente. Esto significa que cuando los hombres dicen cosas positivas de ellos mismos, comúnmente son parcialmente verdaderas, son asuntos aspiracionales, son sus deseos de ser mejores.

Cuando las mujeres dicen cosas grandiosas sobre ellas mismas, las cosas que dicen no son ciertas, son compensaciones para convencerse de que son merecedoras y que están bien. Esto significa que cuando las mujeres dicen cosas positivas de ellas mismas en realidad están inseguras de su valor, y sienten la necesidad de elevar su valor y mejorar su imagen. Por otra parte cuando dicen cosas buenas de otros, es una muestra de que todo lo que las rodea está en buenas condiciones y que son valiosas y mejoran los ambientes en donde están.

Cuando los hombres dicen cosas negativas acerca de ellos mismos, las cosas que dicen son verdad, y lo dicen con la esperanza de que otros les digan que aún son dignos de amor y merecedores, aunque hagan las cosas negativas que dicen. Los hombres que dicen muchas mas cosas negativas que positivas de si mismos suelen tener problemas de autoestima producto de una baja capacidad para manejar sus vidas, recursos, etc. 

Cuando las mujeres dicen cosas negativas acerca de sí mismas, las cosas que dicen no son ciertas, pero no han reconocido completamente la verdadera bondad y valor de sí mismas, aunque están en camino de hacerlo. Por lo general las mujeres se subvaloran cuando hablan de si mismas, pero en realidad es una forma de decir que están mejorando esos aspectos y que no se dan cuenta de lo valiosas que son en realidad. 

Es difícil encontrar un hombre o mujer que no digan nada sobre sí mismos, pero podemos ver que las mujeres que tienen buena autoestima hablarán mas de las personas importantes en su vida que de sí mismas. Los hombres que tienen mejor capacidad dirán mas cosas positivas de si mismos, lo cual los compromete públicamente con otros a estar a la altura de sus palabras.

Los hombres se prefieren a una mujer que dice algunas cosas negativas sobre si misma y huyen de la s que tienen mucho que decir de si mismas. La razón de esto es que intuitivamente los hombres detectan que una mujer que es capaz de decir algunas cosas negativas de si misma tendrá una mejor autoestima ya que lo negativo que dicen suele ser mentira o parcialmente cierto.

Las mujeres prefieren a un hombre que dice cosas buenas sobre sí mismo y huye del hombre que dice cosas negativas sobre sí mismo. La razón de esto es que intuitivamente las mujeres detectan que un hombre que dice cosas buenas de sí mismo tiene mayor capacidad y que se compromete a estar a la altura de sus aspiraciones, mientras que un hombre que dice muchas cosas negativas de si mismo suele ser incapaz y espera ser querido y aceptado sin superarse, mejorar o comprometerse.

¿Qué nos pasa con el consumo de drogas?

Cuando los hombres consumen drogas o siguen conductas adictivas, es su lado masculino el que queda reprimido. Producto de un masculino reprimido, los hombres que consumen drogas se vuelven más inútiles e incapaces de dar o asumir responsabilidades, cuidar de otros o proteger a los demás. Un hombre con tendencia al consumo de drogas es un mal indicador respecto de su capacidad.

Cuando las mujeres consumen drogas y siguen conductas adictivas, es su lado femenino el que está siendo reprimido. Cuando el femenino queda reprimido, las mujeres que consumen drogas se vuelven menos receptivas, incapaces de acoger, nutrir, equilibrar, compartir y agradecer y producto de esto se desconectan de los demás y se aíslan. 

Conclusiones

Una de las conclusiones que saqué al toparme con esta información es que no importa cuantos sesgos, ideas o creencias tengamos al respecto, siguen siendo ciertas y nos siguen afectando. Esto lo he visto especialmente claro en mi consulta con pacientes que trabajan estos temas y que viven en conflicto con el sexo opuesto. Muchos de ellos (mujeres y hombres por igual) han encontrado relaciones mucho más satisfactorias tras terminar sus terapias, y no sólo eso, sino que también han sido capaces de mantener estas relaciones de forma saludable.

Conocer estas descripciones e interacciones del femenino y masculino nos ayuda en todo orden de cosas porque podemos comprender que el diseño de la vida requiere un balance entre ellas y al mismo tiempo una tensión saludable para mantenerlas en movimiento. Se viene a la mente el famoso símbolo del Yin-Yang. Una persona que equilibra estas dos energías se vuelve suave y al mismo tiempo fuerte; receptiva y determinada; empática y asertiva; comprensiva y al mismo tiempo con capacidad de poner límites; que recibe y que da; que contiene y que impulsa; que nutre y protege; y que en resumen se adapta bien a la vida y es capaz de amar porque se siente valiosa y capaz.

Check Related Posts

2 comentarios en «Energía Femenina y Masculina»

  1. Wow siento que has resumido todos los problemas de relaciones en este gran articulo. Pienso que si nuestras madres nos hubiesen dicho por lo menos algo de esto nuestra vida seria wowww.. en fin las cosas son como son pero pueden ser mejores. Namaste

Los comentarios están cerrados.